¿Que para qué quieres usar una moto eléctrica? ¿Quieres la respuesta corta o la larga? Empezaremos por la corta: para TODO. Puedes usar una moto eléctrica para salir con tus amigos, para unas compras por el centro, para sorprender a tu pareja con una cita romántica , para ir a currar… 

¡Wait! ¡Wait! ¡¿Usar una moto eléctrica para ir a currar?!

¿Qué pasa? ¿Acaso se te ocurre una compañera de trabajo mejor que Velca

¿¡QUEEEÉ!? ¿Elon Musk? Interesante… bueno, espera un momento… 

Antes que nada detente por un instante y piensa. 

Desde que suena el despertador el lunes hasta que apagas el ordenador el viernes ¿Cómo es tu vida? 

  ¿Estresante? ¿En tensión? ¿Condicionada por los atascos y por llegar a tiempo a todas partes?

estrés moto

Si has contestado que sí a alguna de estas preguntas ve mandando a Elon Musk solito a Marte. 

Y haznos caso: ¡Vas a estar mejor en el planeta tierra con una moto eléctrica

Piénsalo bien. 

El estrés comienza el domingo por la noche al programar el despertador.

¡Casi nos vendría mejor tener una bola de cristal! ¿Cuanto tráfico me encontraré mañana? ¿Será suficiente si adelanto el reloj 20 minutos? ¿Con media hora menos de sueño seré puntual? 

No.

En realidad no necesitábamos ninguna señal divina para saber esta respuesta, es lunes, no eres Jordi Hurtado y obviamente has tenido que atrasar la alarma veinte veces así que … ¡Aquí estás! ¡En tu atasco matutino! ¡Rodeado de sonidos de claxon y humo y agobiado por todo el trabajo que te espera al llegar a la oficina! 

¿Te imaginas esquivando el atasco subido a los lomos de tu Velca?

¡Es un hecho! Yendo a trabajar en moto eléctrica habrías podido levantarte a una hora decente, desayunar con tranquilidad y decirle adiós al tráfico. 

Sin embargo aquí estás, en una salida de la autopista parado desde hace ya más de 10 minutos… viendo tu vida pasar… 

Sin olvidar, que una vez superado el infierno, toca superar el momento de aparcar, si tienes suerte y cuentas con una plaza de garaje podrás hacerlo en pocos minutos pero sino… ¡Ay amigo! ¡Bienvenido a la ruleta de la suerte! Toca dar vueltas hasta poder dejar el coche, por ejemplo, en algún sitio. 

Si por el contrario decides tirar de transporte publico ¡Bienvenido a los juegos del hambre! Los empujones y carreras entre transbordo y transbordo por lo menos te ayudarán a descargar algo de estrés. 

¡Con tu moto eléctrica habría sido tan fácil como llegar y besar el santo! ¡Justo a tiempo para empezar la jornada laboral despejado y listo para darlo todo! 

Pero… 

¡Un momento! ¡Nos olvidábamos de los que todavía estabais buscando sitio!

Después de dar más vueltas que una peonza ¡Llegas por fin ! Todo bien (o mal , dependiendo de lo puñetero que sea tu jefe o de si tú eres el jefe) hasta la hora de la salida. 

¡Relojes en hora ! ¡Toca calcular cuanto tiempo tardaremos en volver a casa! Para esta misión te vendrá muy bien haber practicado desde pequeño con los libros de “Elige tu propia aventura”, un coche averiado, un día lluvioso o un protocolo de anti contaminación activado a última hora pueden hacer su aparición en cualquier momento. 

ATASCO – CURRAR – ATASCO – REPEAT

¡Recarga la batería!

Con tu moto eléctrica podrás llegar a todos los sitios en la mitad de tiempo, por lo que además de ahorrar una pasta en gasolina también lo harás en todo el desgaste y estrés que te provocan los atascos. 

Elige tu moto eléctrica para TODO, no dejes aparcada la Velca esperando para disfrutar con ella únicamente de los fines de semana. 

Y lo mejor de todo y más importante… aprovecha para gritar a pleno pulmón en tu oficina aquello de… 

¡TENEMOS CHICA NUEVA EN LA OFICINA! ¡SU NOMBRE ES VELCA Y ES DIVINA! 

 

Redactora: Marta Critikian

¿Te animas a probar una Velca? Haz clic aquí.