La semana pasada mi novio recibió su Velca Tramontana. Me convenció para que probásemos una nueva forma de llegar a nuestro sitio de tapas favorito en Madrid. Y sí, nos montamos juntos en su nueva Velca. ¡Estaba siendo la primera vez que me subía a una moto!

Me sentí muy segura, no vibraba, no hacía ruido, sigo hablando de la moto… Era casi como montar en bicicleta, pero saliendo de primera en los semáforos. Después de tomar algo en La Musa Latina le dije de ir a tomar otra tapa a Malacatín, pero esta vez conduciría yo (total, en una Velca nos lleva  literalmente 3 minutos) . ¡MI PRIMERÍSIMA VEZ CONDUCIENDO UNA MOTO!

Después volví a conducirla yo, y tras unos 5 kilómetros conduciendo tenía claro que necesitaba una moto eléctrica en mi vida. Así le pedí que me la dejase una semana… y ya he encargado una para mi.

Un nuevo giro desde la primera vez en una moto

Madrid se ha convertido en una especie campo de pruebas para la experimentación de la micromovilidad eléctrica del que yo he tomado parte. Una plaga de patinetes compite por el espacio en la acera donde hay miles de Segways, bicicletas eléctricas y otros dispositivos con ruedas. Pero la llegada de Velca a mis manos representa un nuevo giro. Velca, la marca española de motos eléctricas, que se ha lanzado este año 2020 en Madrid, ofrece ciclomotores eléctricos directamente en tu casa,  con capacidad para dos personas, con batería extraíble facilísima de cargar en cualquier enchufe de casa o de mi oficina y además, a un precio súper asequible.

Las Velca modelos Tramontana y Bora puedes conducirlas con tu carné de conducir o también desde los 16 años con el carné de ciclomotores. De hecho,  mi hermano que apenas tiene 16 años está pensando en comprarse una. Son tan fáciles de conducir que han conseguido captar un nuevo segmento de clientes: aquellos que decían que nunca conducirían una moto, como mi novio, pero siempre hay una primera vez.

Velca, es la moto eléctrica diseñada para ciudadanos exigentes, como yo, como muchos. Personas que queremos ciudades con aire limpio y dónde puedes disfrutar de los susurros de los pájaros o la música en directo de las calles, sin murmullos de coche de fondo.

Relax Velca

Velca, y otros sinónimos de libertad

Esta semana me he movido libremente por la ciudad. He usado mi moto Velca para ir todos los días al trabajo y aún no he necesitado cargarla. La autonomía de 120 km por semana es más que suficiente para ir al trabajo todos los días,  hacer algunos recados y salir a cenar alguna noche por ahí. Llego más rápido que en el metro y además la cargo en la oficina. Si bueno, ya sé que cargarla me costaría unos 20 céntimos pero si me sale gratis, mejor.

Pues eso, que en una semana he pasado de mi primera vez a ser una adicta a las motos eléctricas, eso sí,  solo lo he probado con la Velca Tramontana, de momento. Si tu también quieres probarla haz clic aquí.